El pensamiento político de Luis Carlos Galán y su capacidad de transmitirlo con excepcional contundencia, en los debates, las entrevistas, los congresos y, sobre todo, en la plaza pública, lo convirtieron en un líder extraordinario e inspirador que sembró esperanza en una Colombia entonces azotada por la degradación moral del establecimiento y la irrupción criminal del narcotráfico en la vida nacional. Reivindicar y divulgar sus ideas 30 años después de su asesinato es una manifestación democrática contra la violencia que lo mató pero que nunca pudo ni podrá eliminar sus ideas. Además, es un llamado a la reflexión colectiva sobre la vigencia de su ideario en una sociedad que aún padece los males y las contradicciones que Galán denunció y procuró superar.

A continuación una diversa reunión de sus ideas a través de palabras por él pronunciadas o escritas: